El comparador de planes de móvil, internet y TV

¿Aún no te decides por un ahorro a plazo fijo?

Si estás leyendo este artículo, probablemente, ahora estés analizando opciones de ahorro o alternativas de inversión.

Un depósito a plazo fijo puede ser tu mejor alternativa. Para saberlo debes conocer en que cosiste este producto financiero.

Si nunca antes habías llevado una cuenta de depósito a plazo fijo o si no estás familiarizado con el contexto, aquí te lo explicaremos. Un depósito a plazo fijo no es tan diferente de una cuenta de ahorros normal, aun así mantiene una dinámica diferente y puede que sus diferencias la hacen más provechosa  para quien la realiza.

En pocas palabras, un depósito a plazo fijo consiste en  la entrega de una determinada suma de tu dinero en una entidad financiera, a cambio del cual esta entidad, te  entregara un retorno de capital con una mayor tasa de interés que  una cuanta de ahorros normal.

Con este tipo de cuenta deberás tener en consideración que no podrás mover el dinero depositado  hasta cumplir el plazo elegido por el depósito; también es importante considerar las condiciones de tu entidad financiera ofrece para la cuenta y la tasa de intereses que recibirás.

Ahora que y tenemos claro que es una depósito a plazo fijo, es más fácil entender los beneficios que este implica. Básicamente, el interesado solo tiene que elegir una entidad que le pague buenos intereses, depositar el dinero, y dejarlo allí hasta que se cumpla el plazo determinado. Llegada la fecha, podrá cobrar los intereses correspondientes, sin necesidad de realizar ningún otro trámite o acción para acceder a este dinero. Sin embargo, ¿cómo saber si es la opción idónea para  destinar tus ahorros? Nosotros sugerimos que tengas en cuenta estos puntos clave:

No eres muy bueno(a) ahorrando.

Si no puedes mantener lleno el chanchito y tiendes a gastarte tus ahorros  con mucha facilidad, un depósito a plazo fijo  es la alternativa para ti, ya que  una vez deposites tu dinero en tu entidad financiera de preferencia  ya no podrás disponer de él para reducirlo sin posibilidad de recuperarlo, sino que, por el contrario, tu dinero empezara a crecer. Y aunque tengas acceso a los intereses que tu dinero produzca, serás más consiente del gasto que realizas y  tendrás la oportunidad de ejercitar tu fuerza de voluntad.

Si ese dinero aún no tiene un fin especifico

Si tienes capital y no tienes ningún plan para invertirlo, si quieres seguir ahorrando o tienes programado usarlo luego de un buen tiempo, no guardes tu dinero bajo el colchón,  es más aconsejable que lo pongas en un depósito de plazo fijo, de esa manera no solo lo proteges, sino que, a diferencia de con una cuanta de ahorros normal, no solo lo guardas sin que lo multiplicas con las tasas de intereses superiores a las de estas cuantas de ahorros. y mientras más plazo le des a tu depósito, mayor será tu ganancia.

Si quieres invertir sin miedo a perder

Y si a diferencia del punto anterior, tienes capital que deseas invertir, pero aún no sabes en qué, y no quieres arriesgarte a perder tu dinero, no hay apuesta más segura que un depósito de plazo fijo, ya que generas rentabilidad e incrementas tu ganancia sin  temer por tu dinero,  ya  que sabes que al terminar el plazo del depósito lo habrás recuperado y aumentado.

Ahora sabes que un depósito a plazo fijo nunca esta demás en tu bandeja de opciones a la hora de ahorrar e invertir. Solo  recuerda que cada entidad financiera es diferente, tienen montos mínimos, plazos, y tasas de interés diferentes, así que lo mejor es analizar varias alternativas antes de escoger la tuya, de esta manera sacaras más provecho de tu depósito.

TAGS: #